Historia

La abadía de Mármion atendiendo al llamado del papa Juan XXIII de colaborar en las diferentes misiones en América Latina envió misioneros a trabajar en el Seminario Menor (Colegio Seminario San José) de la Diócesis de Sololá y después a la Arquidiócesis de los Altos, Quetzaltenango-Totonicapán donde actualmente la misión continúa.

Después de más de cincuenta años de trabajar en la formación de jóvenes en el Colegio Seminario San José y ante los nuevos retos en la iglesia y de un mundo globalizado, la comunidad Benedictina de Quetzaltenango se ve en la necesidad de dar nuevos pasos de evangelización en la sociedad guatemalteca, sin perder de vista el fortalecimiento de la vida comunitaria, ayudar a los más pobres y a los jóvenes, que se resuma en orar y trabajar, como ejes de nuestra misión.

Por lo tanto, se crea la Casa de Retiro San Benito, que se proyecta a la sociedad para satisfacer eficaz y eficientemente las muchas necesidades antes descritas y que coadyuve a la auto sostenibilidad y misión del Priorato San José.